martes, 8 de febrero de 2011

ESTILOS DE APRENDIZAJE Vs ESTILOS DE ENSEÑANZA

LOS ESTILOS DE APRENDIZAJE Vs LOS ESTILOS DE ENSEÑANZA

Por: Mg. Francisco Chávez Tirado
Email: frachatir1@hotmail.com

INTRODUCCIÓN

La labor docente en los últimos tiempos está perdiendo su protagonismo, dentro y fuera del aula, como un ente que genere los cambios desde un punto de científico. La gran mayoría se conforma con enseñar tal y como le enseñaron a él, no obstante en el currículo de superior le enseñaron cursos de investigación educativa, para que no solamente le sirviera para hacer una monografía o una tesis, sino para que verdaderamente a la par de enseñar, educar y formar; realizar una investigación educativa con carácter científico en cada lugar que le toque laborar y de esta manera ser un ente que aporte con estudios que servirían para un cambio real y sostenido de nuestro país.

Existen docentes que dan lo mejor de sí en aras de lograr buenos resultados en el aprendizaje de sus alumnos, pero, casi siempre caen el desánimo porque no logran lo que esperaban, es porque realizan un trabajo muy empírico con sus alumnos, pensando que todos responden o responderían de la misma manera; pero,  la verdad es que hay numerosos estudios y aportes respecto a que cada individuo tiene su forma muy peculiar de aprender que responde a diferentes variables tanto externas como internas y que bien merece darle una atención especial a esto, los estilos de aprendizaje de los alumnos. Conocer los estilos de aprendizaje y la aplicación de estrategias o estilos de enseñanza adecuados impactará positivamente en el proceso enseñanza – aprendizaje de nuestros aprendices (alumnos) y así convertirse en un docente altamente efectivo.

LOS ESTILOS DE APRENDIZAJE Y LOS ESTILOS DE ENSEÑANZA

Los docentes en su afán de llevar a cabo su labor educativa, dirigiendo su atención en el mejor de los casos al aprendizaje de los alumnos, sin importar que el concepto de educación es muy amplio y sobre todo sin importar la manera en que el alumno se compromete, se orienta o combina varias experiencias educativas; además la influencia que el escenario ejerce sobre la conducta del sujeto lo que llamaría ecología de la clase y su influencia en el aprendizaje y conducta del alumno Arancibia y otros (2 003).

Vanos serán los esfuerzos de un docente tal como un agricultor que selecciona sus mejores semillas y luego sembrarlas en la chacra; y que hoy con tantos aportes de la ciencia, ni siquiera invirtiera tiempo y dinero sin primero hacer un análisis de suelo para saber que pH tiene su chacra y así utilizar el fertilizante adecuado y por consiguiente tener buenos resultados en su cosecha y no desperdiciar en vano sus mejores semillas. Así mismo es triste ver que los docentes preparan sus lecciones, hacen sus mejores esfuerzos  en conseguir material, según ellos creen convenientes; pero se olvidan de una variable muy importante, auscultar con que tipos de aprendices cuenta, es decir, cuales son los estilos de aprendizajes con que cuentan sus alumnos en cada aula que le toca “enseñar”. Se trata entonces tenga muy en cuenta como son los estilos de aprendizaje de los alumnos desde el primer borrador de su  Proyecto Curricular Institucional (PCI), programaciones de largo y corto alcance, hasta el último momento de la impartición de la clase y la evaluación.

Sin el ánimo de entrar en debate quisiéramos hacer la diferencia entre los estilos de enseñanza y los estilos de aprendizaje así que es lo que entendemos por aprendizaje.

Capella R. otros (2003) definen el Aprendizaje como el proceso  de adquisición de una disposición, relativamente duradera, para  cambiar la percepción o la conducta como resultado de una experiencia.

LOS ESTILOS DE APRENDIZAJE:

Se definen como “las características del comportamiento cognitivo, afectivo y psicológico que sirven como indicadores relativamente estables de cómo los aprendices perciben, interactúan y responden al ambiente de aprendizaje (Keefe, 1979). Existen diferencias individuales en la forma como la información es percibida, procesada y organizada, estas diferencias son distintivas y consistentes. Algunos investigadores del estilo del aprendizaje enfatizan un aspecto o dimensión, así Witkin (1962) en el caso de la construcción dependencia- independencia, otros como Hill (1971) y Duna (1978) incluyen aspectos preceptúales efectivos y psicológicos así como cognitivos. Hill (1971) y Dunn, consideran que la preferencia o modalidad de sentido podría ser el componente más importante del estilo de aprendizaje de un individuo. La modalidad es cualquiera de los canales sensoriales o sistemas preceptúales a través de los cuales un individuo detecta y adquiere información. Para Verlee (1986) “Las modalidades de pensamiento son también modalidades de aprendizaje por las éstas podrían clasificarse en visual, auditiva o cenestésica. Un estilo de aprendizaje solo indica su preferencia más frecuente. Los individuos cuya flexibilidad les permite pasar fácilmente de una modalidad a otra para cumplir los requisitos del problema, serán mucho más efectivos en lo que se refiere a pensar y aprender que aquellos que son menos flexibles y se limitan a una sola modalidad”. C.Mercer (1991) señala que el estilo cognoscitivo utilizado en el estudio de los niños con trastorno de aprendizaje se centra en el tiempo cognoscitivo en particular la dicotomía entre impulsividad y reflexión. Así el alumno de estilo reflexivo se caracteriza por un enfoque cuidadoso y meditado de cuáles son las alternativas existentes antes de responder. Mientras que el estilo impulsivo se caracteriza por respuestas rápidas e incorrectas. Epstein Hallaha & Kauffman (referido por C.Mercer) observaron que muchos de los niños con trastornos de aprendizaje tienen la tendencia de ser impulsivos, mientras que en los niños normales la tendencia es a ser reflexiva. Martinez, Bertha (2001).

Es posible encontrar distintas definiciones sobre estilos de aprendizaje, entre otras: Keefe (1988) los define como “los rasgos cognitivos, afectivos y fisiológicos, que sirven como indicadores relativamente estables, de cómo los discentes perciben, interaccionan y responde a sus ambientes de aprendizaje”.

Para Honey y Mumford (1982) son una descripción de las actitudes y comportamientos que determinan la forma preferida de aprendizaje del individuo. Desde otra perspectiva, los creadores de la Programación Neurolinguistica (PNL) (O´connor & Seymur, 2000a, 2000b) señalan que el primer paso para iniciar el aprendizaje es la recepción de algún tipo de información y esto tiene un punto de partida en los sentidos, donde las puerta de percepción son los ojos, oídos, boca y piel, denominado sistema de representación sensorial. Por consiguiente cuando se recoge, almacena y codifica la información es posible encontrar estudiantes visuales, auditivos y kinestésicos.

Otro autor preocupado de los estilos de aprendizaje es Ronald Schmeck (Schmeck,1980; Schmeck & Lockard 1983; Schmeck & Meier,1984), quien ha realizado sus investigaciones en el área de estrategias y tácticas de aprendizaje, fuera del laboratorio, formulando preguntas a los estudiantes sobre su modo cotidiano de estudiar y efectuando el análisis factorial de sus respuestas. El autor asume que cada uno de los grupos de tácticas revelados por el análisis factorial representa una estrategia y que el uso de tal estrategia representa un estilo.

A través del modelo teórico de Schmeck (1980) y las interpretaciones del mismo realizadas en Chile (Trufello & Pérez, 1988; Trufello & Pérez, 1992; Pérez & Trufello, 1998) señalan tres dimensiones de estilos de aprendizaje, a saber: procesamiento profundo, procesamiento elaborativo y procesamiento superficial.

En la dimensión procesamiento profundo, el estudiante basa su aprendizaje en las asociaciones que le sugiere el concepto, más que al concepto mismo, es decir el estudiante toma más tiempo en pensar que en repetir, pone atención a los rasgos semánticas y es capaz de clasificar, comparar, contrastar, analizar y sintetizar.

En el procesamiento elaborativo la información se hace personalmente más relevante, y el estudiante la elabora pensando en ejemplos personales y logra expresarse en sus propias palabras.
El estudiante que utiliza la estrategia de procesamiento superficial prefiere asimilar la información tal como la recibe en vez de re-expresarla, replantearla o repensarla, atendiendo más a los aspectos fonológicos y estructurales de la información. Invierten mucho tiempo repitiendo y memorizando información en su forma original.Junto a las tres dimensiones, el autor plantea el Factor Estudio Metódico, referido a como el estudiante estudia: horarios, apuntes, y otros aspectos que están altamente relacionado con el procesamiento superficial, en cambio su relación con los procesamientos elaborativo y profundo no es significativa. Por el contrario, tiende a ser inversa. A pesar de la cantidad y diversidad de acepciones que se pueden encontrar sobre estilos de aprendizaje, es posible establecer que la mayoría de los autores coinciden en que trata de cómo la mente procesa la información, del cómo es influenciada por las percepciones de cada individuo, todo con la finalidad de lograr aprender eficazmente. El logro de una estrategia de aprendizaje de mayor calidad garantiza la permanencia del conocimiento, pero además y principalmente conforma un sistema que trasciende el modo de afrontar una situación particular.

Existen algunos otros enfoques para abordar el tema de los estilos de aprendizaje y su clasificación y/o taxonomía; pero  Money y Munford (1986) basándose en las teorías  y cuestionarios de Kolb- learning Style Inventory (1984), establecieron una taxonomía a partir de la aplicación de su propio cuestionario CHAEA.

Lo ideal, afirma Money (1986), sería que todo el mundo fuera capaz de experimentar, reflexionar, elaborar hipótesis y aplicarlas. Es, decir  que todas las virtualidades estuvieran repartidas equilibradamente; pero lo cierto es que los individuos son más capaces de una cosa que otra. Los estilos de aprendizaje, serán la interiorización por parte de cada sujeto, de una etapa determinada del ciclo. Los estilos, en consecuencia, para Money y Munford son también cuatro activos reflexivos, teóricos y pragmáticos. Cabe señalar que esta clasificación que esta clasificación, no se relaciona directamente con la inteligencia, porque hay gente inteligente con predominancia en diferentes estilos de aprendizaje.

El estudio sobre los estilos de aprendizaje se enmarca dentro  de los enfoques pedagógicos contemporáneos que insisten en la creatividad, en aprender a aprender, en aprender a hacer, aprender a convivir y aprender a ser ( D. Castellanos 2 001);nosotros agregaríamos que tiene que aprende a desaprender y en ser constructores del conocimiento en un verdadero proceso dialéctico de interacción maestro-alumno.

Roger (1975) afirma que “el único hombre educado es el hombre que ha aprendido a aprender, cómo adaptarse y cambiar”.

Capella Y Otros (2003) afirman que los estilos de aprendizaje son relativamente estables. Es decir, se pueden cambiar, pero con esfuerzo y técnicas adecuadas y con un cierto tipo de ejercicios en las destrezas de que se deseen adquirir.

ESTILOS DE ENSEÑANZA:

 Es el sello más o menos personal y propio con que el profesor dirige y configura los modos de educar y enseñar, de acuerdo a su concepción de los objetivos pedagógicos y las características de los educandos (Detrish en Brundage, 1980). Fisher y Fisher (1978)  lo define como “un modelo habitual de acercarse a los discentes con varios métodos de enseñanza.

Entonces, se pude decir que los estilos de enseñanza vienen configurados por los rasgos del propio profesor que presenta o imparte los contenidos, también podría ser por todo un equipo de docentes o por las características o políticas de una institución educativa. Para que estos rasgos se configuren como estilo deben tener dos características fundamentales: la consistencia, o continuidad del tiempo y la coherencia o continuidad a través de las personas.

Podríamos decir también que hay otras variables que inciden en los estilos de enseñanza como: finalidad, principios o recursos didácticos, postura del profesor ante la clase, etc, los mismos que se pueden ceñir a la actitud del profesor ante la materia o área curricular y ante los propios alumnos.

Así como lo dicho anteriormente respecto a los estilos de aprendizaje y su clasificación o taxonomía, en relación a los estilos de enseñanza también varios autores han opinado a respecto, por ejemplo, Capella R y otros (2003) sugiere que hay tres estilos de enseñanza fundamentales:

-          Directivo o Autocrático: impone, protege, adoctrina.
-          No Directivo o Anárquico: abandona, no da importancia, calla.
-          Permisivo, democrático o mixto: estimula, da confianza, explica y da instrucciones.

Brundage (1980) distingue tres estilos de enseñanza:

-          Directivo: centrado en el profesor, impone, da las reglas de juego.
-          Facilitador: El profesor y aprendices deben descubrir y crear, son responsables del proceso del proceso aprendizaje. Los objetivos y propuestas se negocian.
-          Colaborador: El profesor y aprendices deben descubrir y crear significados, valores, habilidades y estrategias. El colaborador participa con las mismas responsabilidades y derechos que los aprendices y con una pertenencia total al grupo y que los alumnos participen en el liderazgo de las tareas como las relaciones interpersonales.

La verdad en la práctica docente, es muy difícil encontrar estilos puros; pues aparecen conductas concretas en función de situaciones específicas y no siempre generalizables; pero si de una cosa estamos seguros, que todo se puede cuando se quiere, es decir, cuando un verdadero maestro toma conciencia de lo que quiere hacer y a donde quiere llegar. Esto lo conducirá a ir modelando un estilo que lo lleve a ser un docente o profesor altamente efectivo

PROFESORES EFECTIVOS:

Al hablar de profesores efectivos, tenemos que ver que se entiende por efectividad y cuáles son las características de de estos profesores que dan cuenta de esta efectividad.

Considerando que el gran objetivo de los procesos de enseñanza- aprendizaje es propiciar que cada uno de los discentes, independientemente de su clase social o entorno familiar, logren los objetivos del aprendizaje. Por lo tanto un profesor efectivo, es aquel docente que presenta comportamientos positivos en relación a promover el entendimiento académico para lograr que todos o casi todos  los alumnos logren este aprendizaje (Capella R. y otros, 2003).

Dada la importancia de los profesores efectivos, es preciso resaltar cuáles son las características  que ellos o deben tener.

CARACTERÍSTICAS:

Varias investigaciones que se han hecho en torno a las características de los profesores efectivos, enfatizan que hay factores indirectos y factores directos del profesor. La UNESCO (1995), luego de realizar estudios en 7 países latinoamericanos, resalta algunas variables que los profesores deben tener en cuenta para mejorar los procesos de enseñanza – aprendizaje.

a. Factores Indirectos: Se relacionan con las características del profesor y los antecedentes del mismo como: vocación, los rasgos personales y dominio de los contenidos que enseña:

- Vocación (o compromiso profesional), se evidencia a través del entusiasmo” de enseñar y formar.  Mckean (1989) caracteriza a los profesores efectivos con vitalidad, y con la capacidad de transmitir un contagioso entusiasmo por su materia o área curricular
- Rasgos personales: Características individuales que tiene cada profesor que hace más efectiva su labor educativa. Taush (1987) menciona tres características  personales del profesor que influirán en el rendimiento de los alumnos: la comprensión, la preocupación por el alumno y la naturalidad. Otros rasgos personales de un profesor eficaz serán: ser acogedores, cercanos y con llegada al mundo de los alumnos y a los mismos tiempos exigentes y estrictos con ellos.
-  Dominio del contenido que posea el profesor: permitirá hacer relaciones entre los contenidos estudiados, con la realidad y la vida cotidiana o contexto; así como establecer relaciones e integraciones dentro de su área curricular y otras áreas, de tal modo que el alumno  vea que todo tiene sentido y vale la pena aprehenderlo.

Czerniack y Chiarelott (1998) afirma que la preparación intelectual del maestro ejerce una clara influencia en los resultados de los alumnos. Ya que un profesor preparado exhibe actitudes y conducta asociadas con la enseñanza efectiva; contagiables.

b. Factores directos: Son todas aquellas acciones que realiza el profesor en la interacción con sus alumnos en el salón de clases Arancibia y Alvarez (1994). Estos son: el clima grupal que se desarrolla en el salón de clases y el liderazgo académico:

- El clima grupal: creación de un ambiente preciso para el aprendizaje caracterizado por: ambiente de orden con reglas o normas de convivencia, que son acordado, aprobados y seguidos por los estudiantes. Sin embargo un profesor efectivo dará la oportunidad que sus alumnos sean independientes, pero sin libertinaje.

Por otro lado, Mckean(1989), que para llegar a formar un clima efectivo es importante que el profesor conozca las características  de la etapa de crecimiento de sus alumnos, igual que sus motivos y necesidades . Agregaríamos que aquí entra en juego conocer los estilos de aprendizaje de sus alumnos, cuya variable nos interesa enfatizar en el presente trabajo.

Varios autores señalan también que para tener un buen clima grupal que propicie el aprendizaje efectivo, que un buen elemento fundamental son la estimulación el refuerzo permanente; es decir, estimular la participación grupal e individual, aceptando las expresiones de sus alumnos, atender las consultas  individuales sin que ello lo desvincule del grupo total y por último lograr una comunicación fluida profesor- alumno (Jourdan, 1984)

- Liderazgo académico: Capacidad del profesor para dirigirse en forma adecuada al interior del aula de clase. Alguno de estos elementos son: uso de estrategias de enseñanza adecuadas, organización de instancias evaluativos, buen uso del tiempo y la orientación hacia metas formativas. Respecto al uso de estrategias adecuadas, los profesores efectivos utilizan sistemáticamente una secuencia lógica en la enseñanza. Arancibia y Alvarez (1999) señalan que un profesor eficaz tendrá la capacidad de mantener la continuidad de la clase y capacidad de mantener el curso, involucrando en actividades  instruccionales.

Crear o acordar instancias evaluativas de tipo formal e informal, utilizando criterios de evaluación que los alumnos deben saber, aplicando la retroalimentación permanente de lo aprendido, al comentar los resultados en las pruebas o al comprobar los indicadores de evaluación.

El tiempo es un factor influyente en la cantidad y calidad de los aprendizajes logrados por los alumnos. Cuanto reciben los alumnos reciben los alumnos de parte de maestros comprensivos, respetuosos, preocupados y naturales, mejores resultados se obtienen. Fend (1986), indica que los maestros que desperdician el tiempo, que se ocupan mucho de grupos individuales, sin hacer intervenir a toda la clase en las actividades de aprendizaje, que enseñan con mucha minuciosidad y que ofrecen poco, tienen menores éxitos de aprendizaje.

El último elemento de los profesores con liderazgo académico es su permanente esfuerzo y orientación hacia el logro de una mejor formación en sus alumnos: desarrollando el pensamiento de sus alumnos, en valores, en hábitos por el estudio permanente, adquisición de conocimientos relevantes, desarrollar sus habilidades intelectuales y desarrollar habilidades instrumentales básicas en sus alumnos.

En conclusión podemos indicar que tanto los rasgos indirectos como directos del profesor actúan como untado unitario y reflejan una coherencia entre el ser, el saber y el saber hacer del profesor que produce en los alumnos, razón por la cual se lo cataloga como efectivo.

Para convertirnos en un docente altamente efectivo (término utilizado por Covey Stephen, USA) sin perder el tiempo humildemente sugerimos a todos los colegas realizar un inventario de los estilos de Aprendizaje de sus alumnos como punto de partida para convertirse en un docente, facilitador, mediador o investigador altamente efectivos valga la redundancia y a partir de ello seleccionar los métodos más idóneos de acuerdo a cada aprendiz

HACIA UN MODELO MÁS FLEXIBLE DE LOS ESTILOS DE ENSEÑANZA

Para elegir un estilo de enseñanza, el docente tomará en consideración los siguientes elementos, como: contexto de las actividades de aprendizaje, características o estilos de aprendizaje de los alumnos, contenido a enseñar y el objetivo o propósito del aprendizaje o capacidades o competencias deseables a lograr.

Esta concepción de estilo de enseñanza mucho más flexible, dinámico y situacional, permite más que clasificar al profesor en un estilo, es entregarle todo un abanico de posibilidades alternativas, y sobre todo la libertad que le permita aprovechar los recursos de que dispone.

AUTOESTIMA DE LOS PROFESORES

Los investigadores han encontrado pocas relaciones entre las características de los profesores y el comportamiento de los educandos.

Un factor que, sin embargo, se ha ocupado de esta regla, es lo que se ha llamado el “sentido de eficacia” de los profesores, es decir, la confianza que tienen los profesores en sus habilidades para enfrentar el aprendizaje de sus alumnos en forma positiva ( Ashton 1982 en Woolfolk 1990). El término eficiencia del docente se considera como el principal predictor del comportamiento del maestro y un sólido indicador del grado al cual el maestro incorporara innovaciones a su rutina; los maestros son más proclives a adoptar nuevas estrategias en el aula si tienen confianza en su propia habilidad para controlarlas e influir en el aprendizaje de los alumnos. El sentido de eficacia implica por lo menos dos dimensiones: por una parte la creencia que uno es competente para resolver problemas y otra, la creencia de que personalmente uno puede influenciar los resultados del propio ambiente (Dean, 1992)

Tratando de definir que se entiende por autoestima y su relación con el rendimiento académico de los alumnos, diremos que, la autoestima surge desde el nacimiento y se caracteriza por una toma de conciencia de factores externos e internos que se relacionan con procesos fisiológicos, valores y filosofía personal de vida. Está en relación a como las personas se perciben a si mismas y cómo están influenciadas con los demás. Corresponde por lo tanto a la imagen personal, influenciada por la sensación interna de satisfacción o insatisfacción con uno mismo.

En otras palabras la autoestima corresponde a la valoración positiva o negativa que el sujeto tiene de los atributos, rasgos y características de personalidad que estructuran y se incluyen en lo que el individuo concibe como su yo. Esto incluye, además las emociones que asocia a estas características y alas actitudes que tiene respecto a si mismo.

La autoestima tiene tres componentes: uno cognitivo, un afectivo y otro conductual.

En conclusión un profesor con una alta autoestima será eficaz y  poseerá ciertas características como: ser entusiasta, sensitivo, organizado e informado. Esto permitirá que estos profesores respondan con confianza y éxito a los problemas y desafíos que enfrenten. Además son capaces de fijarse metas y propósitos, lo que desarrollarán con los recursos y materiales de su alcance.

A partir de los, puntos tratados en el presente artículo, resulta la necesidad de repensar en el rol del profesor en el proceso de la enseñanza- aprendizaje.

Esto requiere aplicar una investigación educativa en los colegios, cuyo compromiso sea la innovación en la práctica educativa y así contar con profesores pensantes, capaces de evaluar su quehacer diario y generar modificaciones a su labor, según sea las necesidades que le van presentando.

Pues a fin de contribuir a llevar a cabo una labor más eficaz y eficiente, sugerimos a través del presente trabajo, centrar la atención en hacer un inventario de los estilos de aprendizaje de sus alumnos para así adecuar un estilo de enseñanza en cada aula y sección a su cargo. Para realizar dicho inventario es necesario aplicar unas encuestas y tests  que algunos autores recomiendan aplicar, es obvio que se tiene que adecuar a cada realidad.

PROPUESTA:

En el presente trabajo pretendemos resaltar la importancia de estilos de aprendizaje en el rendimiento académico de nuestros alumnos. La labor del docente debe ser descubrir y potenciar los estilos de aprendizaje en cada uno de nuestros alumnos y el diseño y aplicación de estrategias o estilos de enseñanza docente. Entiéndase por potenciar que no solamente se lo mejorará, sino por el contrario propiciar el cambio y en la adquisición de nuevos estilos, ya que creemos que eso es posible. Los estilos de aprendizaje son susceptibles de mejorar, y deberían siempre mejorarse. Ningún estilo dura toda la vida, y conforme avancen en su propio proceso irán descubriendo cómo mejorar ese estilo o los estilos que maneje.

Los estilos de aprendizaje pueden ser diferentes en situaciones diferentes.

Los estilos de aprendizaje pueden variar de acuerdo a la edad y niveles de exigencia en la tarea de aprendizaje

A partir de todas estas características es importante preguntarse ¿Qué ventajas ofrece el conocer y potenciar los estilos de aprendizaje de los estudiantes del Colegio Gonzalo P. Cabrera Bardales?

A continuación se mencionan algunas de ellas:

·         Contribuir a identificar y/o mejorar los estilos personales de cada estudiante.

·         Enseñar a los estudiantes con sus estilos de aprendizaje predominantes.

·         Seleccionar metodologías educativas según los estilos de aprendizaje del grupo.

En consecuencia, si la meta del educador es que el estudiante aprenda a aprender, el que este último identifique su propio estilo de aprendizaje, le permitirá:

·         Controlar su propio aprendizaje

·         Diagnosticar sus puntos fuertes y débiles

·         Identificar las condiciones en que aprende mejor

·         Aprender de la experiencia de cada día

·         Superar las dificultades que se le presentan en su proceso de aprendizaje.

A partir de los aspectos mencionados anteriormente cabe preguntarse, ¿cuál es la aplicabilidad didáctica que tienen los estilos de aprendizaje en el aula o salón de clase?

La respuesta es que los distintos estilos de aprendizaje requieren distintos modos de enseñar y que es de importancia identificar el estilo predominante de los estudiantes. Conociendo la predominancia de ellos permitirá utilizar metodologías y recursos que estén al alcance de los docentes y en conjunto con los alumnos, concientes de sus preferencias en estilo de aprendizaje, se hagan esfuerzos por optimizarlos.

A esta altura, nuestra propuesta la secuenciamos de la siguiente manera:

    1. Elaboración de separata sobre estilos de aprendizaje, en base a una propuesta por el Ministerio de Educación del Perú en lo que concierne al Programa de Tutoría y con la participación de todos los docentes y tutores de la Institución Educativa.
    1. Entrega de separata al alumno y al docente, con la finalidad de que el alumno se familiarice con el tema de los estilos de aprendizaje y las clases que hay.
    1. El alumno reconoce con que estilo de aprendizaje cuenta hasta el momento.
    1. El docente aplica una encuesta para inventariar los estilos de aprendizaje de sus alumnos.
    1. El docente procesa el cuestionario y determina la predominancia de los estilos de aprendizaje de sus alumnos.
    1. El docente diseña, selecciona estrategias, métodos o estilos de aprendizaje de acuerdo al predominio de los estilos de aprendizaje.
    1. Prepara una separata de sugerencias de estrategias de trabajo para los diferentes tipos de aprendices con que cuenta en su salón de clase.
    1. Los alumnos mejoran sus estilos de aprendizaje.
    1. Los alumnos desarrollan otros estilos de aprendizaje.
    1. Por último tanto profesor y alumno se convierten en altamente efectivos

CONCLUSIONES:

La educación es muy compleja, así como el aprendizaje, tiene muchas variables que intervienen y que no podemos de repente controlarlas todas, pero nuestra sugerencia es que se empiece por identificar los estilos de aprendizaje de sus alumnos y a partir de ello diseñar su estilo de enseñanza con su ingrediente respectivo de consistencia y coherencia;  echando mano de las mejores características de un profesor efectivo, recordando que si faltase alguna de ellas será un reto para desarrollarlas. Todo se puede cuando se quiere.

Mencionamos algunas conclusiones a las que arribamos al término del presente ensayo:

- Tomar referencia de los estilos de aprendizaje de los estudiantes permite diseñar e implementar estrategias o estilos de enseñanza que facilitan un mejor del proceso enseñanza – aprendizaje, traducido en un mejor rendimiento académico.

- El aprendizaje se estimula a través del refuerzo positivo  y que éste es multidireccional, único e individual para cada ser humano (alumno). Los alumnos deben ser parte integral de este proceso enseñanza – aprendizaje ya que esto propicia un ambiente óptimo para el aprendizaje.

- Los contenidos pueden y deben impartirse de forma variada y amena sin que afecte la calidad en proceso enseñanza – aprendizaje, así como las necesidades e intereses propias de aprendizaje de cada aprendiz (alumno).

- El uso y aplicación de los estilos de aprendizaje en el saló de clase estimula la participación e integración de los estudiantes en el proceso enseñanza - aprendizaje

 BIBLIOGRAFÍA:

  1. ALONSO, C. M, D. J. GALLEGO y P. HONEY, 1997; Estilos de aprendizaje 3ª ed. Bilbao: Ediciones Mensajero.
  2. ARANCIBIA C., Violeta y Otros, 2003; Psicología de la Educación, 2ª Edic. Universidad Católica de Chile –Chile.
  3. AUSUBEL, David P., 1976; Psicología Educativa. Edit. Trillas S.A. México
  4. CAPELLA RIERA y Otros, 2003; Estilos de Aprendizaje, PUCP, Centro de Investigaciones y Servicios Educativos: CISE. Lima – Perú.
  5. Colectivo de Autores Cubanos
  6. DUNN, R., K. DUNN, 1984; La enseñanza y El estilo Individual de Aprendizaje. Madrid: Anaya.
  7. Colectivo de Autores Cubanos Doc. Trabajo IPLAC (2005), Una Aproximación a la Pedagogía para el desarrollo Modulo III, Investigación Científica. Universidad Nacional Pedro Ruiz Gallo, FACHSE. Lambayeque. Perú
  8. MINISTERIO DE EDUCACIÓN, 2004; Guía de Tutoría. Lima. Perú
  9. OYAGUE VARGAS, Manuel, 2004; El rol del Maestro en la Investigación Educativa, Modulo II, Investigación Científica. Universidad Nacional Pedro Ruiz Gallo, FACHSE. Lambayeque. Perú
  10. PORTUGAL MELGAR, Guillermo, 2 001; Cómo Aprender para Aprender. Manual de Psicopedagogía y didáctica Científica. EDISA. Lima. Perú.
  11. POZO J. I. (1996) Maestros y aprendices, Alianza Editorial.
  12. SCHUNK, Dale H., 1997; Teorías del Aprendizaje, 2ªEdic. México.
  13. VALLEJOS DÍAZ, Yter A., 2004; Estilos de Aprendizaje de los Alumnos de la Universidad Nacional de Cajamarca. UNC. Cajamarca. Perú




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada